La vida es un viaje

Click here to edit subtitle

¿Te atreverías? Aquí están 5 lugares para de turismo paranormal en México

1.- Museo de los Duendes, Huasca de Ocampo, Hidalgo

Este lugar es uno de los más curiosos del país. En medio del corazón de la sierra hidalguense, en el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo (a unos minutos de los famosos prismas basálticos), se encuentra un museo dedicado… ¡a los duendes!
De acuerdo a la creencia popular, en la zona ha habido alistamiento de estos pequeños seres que hacen toda clase de travesuras, desde hacerle una trenza a un caballo, hasta robarse la cosecha de la gente. Este lugar ofrece tours para los visitantes, que les explican dónde se han visto, cómo, y cuál es la leyenda de estos seres. Lo verdaderamente curioso, es la devoción que los creyentes tienen a los duendes, a quienes dejan dinero y ofrendas para ser beneficiados con buena suerte.


2.- Isla de las Muñecas en Xochimilco, Ciudad de México

Es de los sitios turístico-paranormales más famosos del país. Se trata de una macabra colección de muñecas que adornan los árboles de las islas del canal. De acuerdo a la leyenda urbana, la isla nació cuando en los 50’s, Don Julián Santana, propietario de la zona, las comenzara a colgar para protegerse de malos espíritus, después de que una jovencita se ahogó en el río y fuera a parar a las orillas de su propiedad. Su superstición llevó a que se convirtiera en uno de los lugares más icónicos de Xochimilco. La única manera de llegar es a través de trajinera, a hora y media del embarcadero Cuermanco.


3.- El Panteón Belén de Guadalajara

El Panteón más representativo de la capital Jaliscience comenzó como una fosa común para la gente humilde. Sin embargo, después de varias intervenciones desde el siglo 1700, se convirtió en uno de los panteones más destacados. Incluso tiene la «rotonda de los Jalisciences Ilustres», donde hay enterradas varias personalidades del estado, como Epigmenio González.

No obstante, el lugar ha atraído a turistas por la leyenda que cuenta que las ánimas regresan a la tierra cada noche, versión que fue especialmente difundida gracias a la leyenda del estudiante de medicina que entró sólo al panteón como parte de una apuesta. Para probar su hazaña, el joven habría de clavar un clavo al fondo de uno de los pasillos. Pero al momento que lo hizo, se dio cuenta que no podía salir de ahí. ¡era como si se hubiera clavado a sí mismo!

Según la leyenda, cuando despertó el joven estaba completamente loco.


4.- Misnebalam, Yucatán


Es quizás uno de los rincones más «embrujados» de México. Cuenta la leyenda que los habitantes de Misnebalam huyeron por varios «espantos». Desde monjes y hacendados fantasma que fueron asesinados por ajustes de cuentas, hasta agricultores que murieron sofocados en el brutal calor. Sin embargo, la leyenda más famosa es la de Juliancito, un niño de 9 años, hijo de uno de los peones de la hacienda, que fue violado por otro trabajador. Entonces, según la leyenda, se habría ahorcado con el propio hilo con el que estaba jugando.

Según varios yucatecos, el fantasma de Juliancito no dejaba que nadie viviera gusto en el pueblo, y aún espanta a todos los que se acercan al pueblo durante la noche.

Te recomendamos ir en el día.


5.- La Casa del Diablo en Cholula, Puebla

Es una de las edificaciones más misteriosas del país. Se trata de una casa que data del Siglo VIII, es decir, desde mucho antes de la llegada de los españoles. Sin embargo, algunas intervenciones le han dado un toque colonial y hasta contemporáneo.

Lo curioso de la casa es que está repleta de inscripciones que nadie ha logrado traducir, así como de iconografía que representa al sol, la luna, y otros símbolos regularmente utilizados en rituales. Los dibujos se hicieron con pequeñas incrustaciones de piedras volcánicas. Está ubicada a cien metros de la plaza principal de Cholula.

Una de las leyendas urbanas más comunes de la zona es que en el pozo que se encuentra en el centro, se aventaban los cadáveres de niños asesinados durante esas negras. Como consecuencia, se dice que a las 12 de la noche se puede ver el pozo repleto de moscas verdes, comúnmente asociadas al satanismo.

En cuanto al interior, se encuentran unas vigas en las que se podrán apreciar inscripciones en latín. Dichas escrituras se dice que son oraciones religiosas y al decirse al revés se invoca al diablo.

Como adicionando a todo esto, nadie sabe de quién es la casa, quién la mandó a construir, o por qué.